viernes, diciembre 15, 2006

Cosas que nunca cambian... otras que tal vez si.

Típica entrada de blog con frase de cajón.

Hoy hablaba con una amiga sobre youtube... Mas bien, hablábamos de lo frívolo del entretenimiento en Internet (eso si se le puede llamar entretenimiento a ver un gato cortado por una espada; a tener 30 conversaciones sobre nada en messenger o en su defecto leer blogs de Internet :S)

Como siempre, me es inevitable pensar en los 2 o 3 libros de sci fi que he leído, por no decir que me resulta difícil salirme de las mismas 2 o 3 ideas recurrentes... Esta vez pensé en los autos de Fahrenheit 451 como también en el resto de artilugios diseñados para mantener una concentración irreflexiva. En la locura del pensamiento de Erasmo, y por ahí derecho en como todo eso se relaciona con estar jugando vez tras vez buscaminas.

Es eso nuevo?

Responderé eso después...

Recuerdo mis clases de literatura en 11... especialmente recuerdo un cometario que hizo mi profesor Jose Mario sobre la literatura universal. Parafraseando lo que él decía, las obras de literatura Universales tal vez no tienen tiempo ni lugar, da lo mismo que se cambie a Ulises blandiendo una espada por "una porra de puro guayacán". En cambio, contienen constantes del espíritu humano... el heroísmo de un Ulises, Un enamoramiento Wertheriano o la humana debilidad de un Hamlet contemplando la calavera.

No sé que tan cierto haya sido lo que decía mi profesor. La verdad soy un desentendido de cuestiones literarias, sin embargo, en lo poco que he leído a veces me encuentro un párrafo o dos que me aterrizan ante la idea de "este es un mundo totalmente diferente al de hace 30 años".

Lebedev, el intérprete de turno del Apocalipsis en "El Idiota" de Dostoyevski, surge con la idea de que el progreso (encarnado en líneas férreas) hace esto del mundo.

"El Mundo se vuelve demasiado estrepitoso y agitado, ya que no queda paz para el espíritu"

Puede que el estrépito de la frivolidad no sea igual al estrépito y agitación de un medio de transporte de 1800, sin embargo, la idea de que el progreso limita las posibilidades de "paz para el espíritu" no es nueva...

A veces me sorprende el poco tiempo que tengo para pensar... si no es por el diario viaje en bus no sabría que escribir acá.

No hay comentarios.: